Restaurante Bambou

Cocina tradicional y moderna

Recetas suecas

Puede que la cocina sueca no sea tan popular como la italiana, la francesa o la española, pero este país escandinavo ha contribuido más de lo que se le atribuye a la gastronomía occidental. Los suecos fueron los pioneros en preservar carnes y mariscos mediante el salazón o el secado. Se cree que los vikingos fueron de los primeros en sal, deshidratar y curar sus capturas, y no tardaron en pasar ese conocimiento a sus vecinos.

Al estar rodeados de mar, los pescados y mariscos son abundantes y pueden disfrutarse en diversos platos, como el tartar de salmón, la tosta de langostinos y caviar, o las patatas rellenas con crema agria y arenque en escabeche.

Recetas suecas

Aunque no han creado las albondigas o la paella, sin duda han popularizado estas especialidades simples en los últimos años.

Puedes probar las albóndigas (köttbullar), las salchichas mini (prinskorvar) o elegir salmón curado (gravad lax) en vez de ahumado, pero esta mezcla heterogénea no estaría completa sin unos arenques en vinagre. Este pescado sigue siendo la base de cualquier buffet típico sueco. La abundancia de arenques de su mar, les ha llevado a conservarlos para poder almacenarlos y transportarlos.

Los arenques en vinagre se pueden aderezar con un montón de sabores, mostaza, cebolla, ajo y eneldo, por nombrar unos pocos, y se suelen acompañar de patatas (Bakad potatis), una deliciosa patata asada al horno rellena con eneldo, cebolla roja, mayonesa y crema agria. Aquí tienes más ideas de patatas rellenas.

Además de pan y mantequilla, podrás encontrar un tipo de pan crujiente (knäckebröd) para acompañar a la comida principal. Los suecos sueñen comer seis u ocho rebanadas de pan al día, incluyendo el knäckebröd. Tienen estantes enteros sólo para los diferentes tipos de pan: con varias formas, grosores y sabores.

Si pides un sandwich, no te sorprendas si te traen una sola rebanada de pan, el típico smörgås. El concepto sueco de sándwich es con una sola rebanada. El sandwich de camarones (räksmörgås o räkmacka) sigue siendo la opción digna de un rey. Se acompaña con una mezcla de rebanadas de huevo duro, lechuga, tomate y pepino, y se remata con romsås (nata mezclada con ramitas de eneldo) y huevas. Estos sandwiches son parte integral de la cultura sueca.

En Suecia, la gente siempre encuentra una buena excusa para comer algo dulce, tanto es así, que hay días específicos que se celebran algunos dulces. El día del bollo de canela (Kanelbullens dag) se celebra el 4 de octubre. Los bollos con crema y almendra conocidos como semlor, se comen el martes de carnaval, el primer día de la Cuaresma, y los gofres (våfflor) se consumen el 25 de marzo.