Restaurante Bambou

Cocina tradicional y moderna

Guía para cocinar lentejas

Las lentejas son unas legumbres que crecen en vainas que contienen una o dos semillas de lentejas. Se clasifican según si son de tamaño grande o pequeño y según su color y procedencia.

Las más comunes en España son la Rubia castellana o reina, o la Pardina, pero también las hay en color negro, amarillo, rojo y naranja.

Guía para cocinar lentejas

Los diferentes tipos de lentejas ofrecen diferentes texturas y consistencias, y por eso unas requieren más cocción y otras menos. Aunque el sabor difiere ligeramente entre las variedades, generalmente tienen un intenso sabor a nuez.

Historia

Se cree que se originaron en Asia central, siendo consumida desde tiempos prehistóricos. Son uno de los primeros alimentos que se han cultivado, pues hay sitios arqueológicos en Oriente Medio que se remontan a 8000 años donde se sabe que se cultivaban.

También se mencionan en la Biblia, como el elemento que pidió Esaú a Jacob por su primogenitura.

Durante milenios, la lenteja se ha comido con la cebada y el trigo, tres alimentos que se originaron en las mismas regiones y se extendieron por toda África y Europa durante las migraciones.

En muchos países católicos, las lentejas se han utilizado durante mucho tiempo como un alimento básico durante la Cuaresma.

Actualmente, los principales productores comerciales de lentejas son la India, Turquía, Canadá, China y Siria.

Las lentejas secas son un alimento básico durante todo el año en cualquier despensa, y se pueden cocinar de muchas maneras diferentes, tanto en guisos, estofados, como en ensaladas.

Consejos para preparar y cocinar lentejas

Las lentejas se pueden preparar en el día, ya que no requieren de remojo. Antes de lavar las lentejas, hay que esparcirlas para comprobar si hay pequeñas piedras o suciedad. Después de este proceso, hay que colocarlas en un colador y enjuagarlas bien en agua fría.

Para cocer las lentejas, hay que utilizar tres tazas de líquido por cada taza de lentejas. Las lentejas que se añaden en agua ya hirviendo serán más fáciles de digerir que las que se añadieron antes de que agua hirviera.

Cuando el agua empiece a hervir, reduce la temperatura y tapa las lentejas. Los tiempos de cocción dependerán de la variedad de lentejas y del uso que les vayas a dar.

Si quieres utilizarlas para una ensalada, la textura tiene que ser más firme. Pero si quieres hacer un estofado, la textura tiene que ser muy blanda. En la web http://lentejas.info tienes varias recetas de lentejas que te pueden dar ideas sobre cómo prepararlas.

Cómo seleccionarlas y almacenarlas

Generalmente se venden en paquetes de 1 kilo o a granel. Al igual que con cualquier otro alimento que se compre a granel, asegúrate de que los recipientes que contienen las lentejas están tapados para garantizar su frescura. Mira si las lentejas tienen humedad, insectos, piedras, y que las lentejas estén enteras y no estén partidas.

A diferencia de los vegetales enlatados, que han perdido gran parte de su valor nutricional durante el proceso de cocción, hay poca diferencia en el valor nutritivo de las lentejas enlatadas y las que cocinamos en casa.

Almacena las lentejas en un recipiente hermético en un lugar fresco, seco y oscuro. De esta manera, se mantendrán en óptimas condiciones hasta 1 año.

Las lentejas cocidas se pueden guardar en el frigorífico hasta 3 días si están en un recipiente hermético.