Restaurante Bambou

Cocina tradicional y moderna

Cómo conservar las verduras cortadas

Para hacer un sofrito, como guarnición, para añadir a las legumbres, o para asarlas a la barbacoa (si todavía no tienes una, puedes comprar una barbacoa weber aquí), los vegetales son siempre una opción saludable que tener muy presente en nuestra dieta.

Y para que sea mucho más fácil consumirlos, lo mejor es cortarlos en trozos para añadirlos a cualquier comida. Hay algunas desventajas de almacenar las frutas y verduras cortadas, como que se echan a perder más rápido, o que tienen menos nutrientes después de algunos días. Pero si en cortarlas va a hacer que consumas más cantidad, desde luego que compensa hacerlo.

Cómo conservar las verduras cortadas

Hay varias maneras de mantener las verduras durante más tiempo una vez cortadas. Estas son algunas de ellas:

En agua

Aunque parece contraproducente, el agua es una gran manera de almacenar verduras, como las zanahorias, el apio y las patatas, después de que se cortan. Para prolongar su frescura, siempre hay que almacenarlas en agua fría y cambiar el agua cada pocos días. Funciona también para las manzanas cortadas.

En agua con limón

Algunos de los trucos que puede hacer un chorrito de limón en agua es evitar el pardeamiento de las manzanas. El ácido cítrico del limón es un conservante, y lo puedes utilizar para conservar muchas frutas y verduras troceadas.

Con papel de cocina

Unos trozos de papel de cocina y un recipiente hermético es la mejor manera de almacenar las lechugas (incluso las que están cortadas), pero también funciona bien con los pimientos y las fresas. El papel absorberá la humedad para que el producto no se deteriore.

Congelarlas

Congelar las frutas y verduras troceadas es una buena opción para tenerlos siempre a mano. Esto funciona bien en el caso de las bayas, el maíz, los guisantes, las judías, las zanahorias y los pimientos.

Asarlos o cocerlos

Digamos que los pimientos cortados el domingo, se ven un poco mustios el miércoles, pero si los asas durante unos minutos en el horno mientras que se hace la cena, y luego los utilizas el resto de la semana en revueltos o sandwiches, quedarán estupendos.

También puedes hacer una salsa rápida cociendo en un poco de agua bayas y manzanas. Esa salsa de frutas la puedes añadir al yogur o a un smoothie y te va a durar toda la semana guardado en el frigorífico.

De todas estas maneras, las verduras y fritas no se van a echar a perder y las tendrás a mano siempre para añadirlas a tus platos.